La asignatura es de gran relevancia en el currículo de Educación Inicial, debido al conocimiento integral que le permite al docente y al estudiante obtener del mundo y del contexto donde se encuentran. Es así como lo más atrayente es precisamente el tercer aspecto antes señalado, es decir, el encontrar el sentido de la labor pedagógica sumado al sentido mismo de la vida. La búsqueda de la verdad y el descubrimiento del ser, son los motivadores que hacen que la educación debe ser un proceso que libera, evoluciona y transforma proporcionando herramientas para la autonomía de los individuos y las sociedades, ya que la asignatura envuelve al ser humano en la cotidianidad de su vida, donde la interpretación y la comprensión de las cosas vividas deben generar elementos de transcendencia, en este caso para la educación del Ser y de los pueblos.
Lo antes planteado guarda estrecha relación con las políticas Educativas del Ecuador, contribuyendo con el desarrollo de las zonas o comunidades donde convivan tanto los profesores de la asignatura, como los estudiantes; toda vez que comprendan los procesos de cambios, donde la filosofía de la educación como ciencia juega un papel determínate en las transformaciones deseadas.